Comprar una trona para bebé: Guía para no equivocarte

Comprar una trona para bebé es una de las decisiones que tienes que tomar pronto ya que es uno de los accesorios imprescindibles para tu pequeño. Cuando tu bebé ya puede mantener la espalda erguida y permanecer sentado él solo, que suele ser sobre los seis meses, es el momento de poder sentarlo en una trona y empezar a darle de comer en ella. En la trona, aparte de darle su comida, le puedes poner sus juguetes para que pase ratos entretenido y además puede empezar a socializar y compartir momentos en la mesa junto al resto de la familia. Por ello tómate tu tiempo para estudiar las diferentes alternativas antes de comprar la trona para tu bebé.

Comprar una trona para bebé

¿Cómo elegir la mejor trona para bebé?

La trona para bebé es un elemento versátil que vas a utilizar con bastante frecuencia, así que es importante que elijas bien el modelo que más se ajuste a tus necesidades.

Una de las primeras cuestiones a establecer es el presupuesto máximo que estás dispuesto a invertir para comprar una trona para tu bebé. No es necesario gastarse el máximo, pero es bueno saber cuál es el tope, para no salirse de ahí.

En el mercado podemos encontrar una multitud de modelos de tronas para niños pensadas para que garanticen su seguridad y ofrezcan la mayor comodidad posible. Si quieres comprar una trona echa un vistazo a esta guía de la mejor trona de bebé en Amazon.

Trona para bebé. Tipos

Aunque todas cumplen perfectamente con su funcionalidad, hay determinadas características que las diferencian y en función del modelo que cubra mejor tus necesidades te decidirás a comprar una u otra.

Tronas para bebé básicas

Es el modelo de trona más sencillo. Pero no por ello son peores. Cumplen perfectamente su función y cuentan con todas las medidas de seguridad para que tu bebé pueda comer en ella con todas las garantías. Pero carece de todos los extras de los que disponen otros modelos.

Son las tronas adecuadas para aquellos papás que no quieren gastarse mucho dinero, que sólo necesitan que cumpla con su función específica y que prefieren invertir más dinero en otros accesorios para su bebé.

Normalmente este tipo de tronas de bebés no pueden regularse, vienen con una altura determinada, el respaldo es fijo, las patas no son extensibles… por lo que no vas a poder adaptarla a conveniencia.

Tronas para bebé plegables

Si tienes poco espacio en casa, o no te gusta tener la trona visible como un mueble más, lo que necesitas es una trona plegable.

Este modelo de trona para bebé es muy practica. Generalmente se doblan fácilmente en forma de tijera y se pueden guardar en cualquier espacio disponible cuando no se esté utilizando.

Tronas de mesa para bebés

Este tipo de tronas portátiles para bebés son ideales para cuando vas a salir fuera de casa y no sabes si vas tener un asiento adecuado para él. En estos casos una trona de viaje se hace imprescindible. La puedes llevar en el maletero del coche, ocupa muy poco espacio y te va a sacar de algún apuro.

Este tipo de tronas de viaje traen unas estructuras metálicas para ajustarlas a la mesa permitiendo que el pequeño se siente a comer con el resto de la familia.

Uno de los aspectos más importantes de las tronas portátiles es la seguridad. Para un uso correcto y seguro, conviene tener muy en cuenta las indicaciones del fabricante sobre el peso máximo que pueda soportar, que suele estar alrededor de los 15 kg. Ten en cuenta que la mesa a la cual puedes acoplarla debe ser muy sólida y resistente, quedando prohibido su uso en mesas de cristal.

Tronas evolutivas para bebés

Lo mejor que tienen las tronas evolutivas es su larga vida útil. La altura y el respaldo se pueden regular adaptándose al crecimiento de tu hijo.

Este tipo de tronas evolutivas normalmente tienen un precio un poco más elevado. Pero la inversión que vas a hacer ahora la vas a amortizar completamente por que es un accesorio que vas a usar durante muchos años y además, cuando tu hijo ya sea mayor y no la necesite, en algunos modelos la bandeja es extraíble, se la vas a poder quitar fácilmente y convertir la trona en una silla normal.

Características en las que te tienes que fijar para hacer la mejor compra

Cuando vas a comprar una trona para bebé presta atención a una serie de aspectos para que no te equivoques y tomes la decisión correcta.

Uso de la trona

¿El pequeño va a comer con vosotros? ¿Quieres una trona en la que pase tiempo entretenido? ¿Vas a necesitar llevarla de un lado a otro? ¿Después de comer el bebé se va a echar la siesta en la trona? Contesta a estas preguntas para comprar una trona para bebé que mejor se ajuste a tus necesidades de uso.

Seguridad

No hay duda que la seguridad del bebe es lo más importante para cualquier papá o mamá. Todas las marcas que venden las tronas para bebé en la Unión Europea siguen unos rigurosos controles de calidad, así que en ese sentido puedes estar tranquilo.

Pero el diseño de la trona también es importante. Además de que tenga unas líneas cuidadas que te gusten, fíjate bien en que sus formas sean redondeadas, que no tenga aristas o esquinas donde tu bebé pueda lastimarse, que no tenga piezas pequeñas que puedan soltarse y las pueda meter a la boca o que no tenga huecos por los que pueda meter los dedos y hacerse daño.

Comprueba que una vez montada la trona te de sensación de estabilidad y solidez y que no se deslicen las patas. Si has elegido un modelo con ruedas, que tenga buen sistema de frenado y que las presillas de plegado puedan bloquearse. Evitemos que accidentalmente se pueda cerrar cuando el niño esté sentado y pueda sufrir algún daño.

La trona que elijas debería tener como mínimo tres arneses, aunque si tiene cinco ¡mucho mejor!

Si te has decantado por una trona de las que se acoplan a la mesa, además de todas las medidas de seguridad que ya incorpora, la seguridad va a depender del buen uso que se haga de ella. Ten cuidado con las mesas extensibles o que sean de materiales frágiles, por supuesto, nunca las coloques en mesas de cristal. La mesa debe ser suficientemente robusta para que soporte el peso de la trona y del bebé y no bascule.  El grosor del tablero debe ajustarse a las indicaciones del fabricante.

Espacio disponible

¿Dónde vas a colocar la trona para tu bebé? No podemos pasar por alto el espacio reservado a la trona del peque. Hay muchos modelos con unos diseños preciosos, pero muchas tendrás que descartar si no entran en el espacio disponible en casa. No te va a resultar nada cómodo estar tropezando continuamente con ella.

Hay muchas tronas que se pueden plegar, muy práctico para cuando no la uses, pero lo que tienes que tener en cuenta es el espacio que ocupan sus patas cuando está abierta.

Materiales

La trona del bebé es un accesorio que vas a utilizar varios años por lo que, además de que sea práctica y funcional, presta atención a la calidad de sus materiales. En muchas ocasiones lo barato sale caro, y si falla alguna pieza al poco tiempo de comprarla que no tenga solución vas a tener que tirarla e invertir en una nueva. Puedes elegir entre diferentes materiales. Las tronas de plástico son ligeras y fáciles de limpiar; las de madera, aunque un poco más pesadas, son muy sólidas y duraderas; las de aluminio, muy ligeras y resistentes y otras tronas mixtas, que mezclan diferentes materiales.

Portabilidad

Si necesitas una trona que puedas mover por las diferentes habitaciones de tu casa o incluso, llevártela si vas a pasar unos días fuera, dos son las características fundamentales en las que te tienes que fijar: el peso y que se pueda plegar, de forma que el traslado de un lugar a otro te resulte fácil y cómodo. Y si además tiene ruedas, has encontrado el modelo perfecto para ti.

Bandeja

La trona es el lugar donde tu peque va a prender a comer, por lo que las posibilidades de que la comida caiga y se ensucie son muy altas. Una bandeja extraíble facilitará mucho su limpieza, algunas las podrás meter incluso en el lavavajillas, además de que será mucho más cómodo para ti sentar y sacar al peque de la trona.

Respaldo

El respaldo reclinable permite al bebé una posición mucho más cómoda, tanto que en muchas ocasiones podrá echarse una siestecita y descansar un poco. Sin embargo la trona no puede sustituir su camita. Los pediatras aconsejan no dejarle mucho tiempo seguido en la trona, porque para un correcto desarrollo necesitan mover libremente todas las partes de su cuerpo.

Asiento

Un asiento acolchado, mucho mas cómodo, es lo ideal si tu hijo va a pasar mucho tiempo sentado en ella. Pero los que tienen la superficie lisa se limpian mejor. Algunos modelos tienen en cuenta el crecimiento del bebé y tienen asientos amplios, incluyendo, en ocasiones, accesorios como una sillita reductora, para que los más pequeños se puedan sentar cómodamente, y que se puede quitar cuando crezcan. ¿Cuál es el adecuado para ti?

Una vez que has llegado hasta aquí y te has leído todo el artículo con los puntos claves que tienes que fijarte cuando vayas a comprar una trona para bebé ¿Tienes alguna trona preferida? ¿ Cuál es tu mejor opción? Cuéntanoslo en los comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *